Liderazgo

Burnout, definición y consejos para evitarlo en el teletrabajo.

Clientify Logo

clientify

Compartir en redes:

Una de las sensaciones que más aparecen desde el 2020 en los entornos laborales. Desde que la pandemia llegó, esta modalidad ha ido ganando popularidad y es que tiene muchos beneficios para el trabajador pero como en todo cambio también debemos prevenir ciertos riesgos como el Burnout o trabajador quemado.

¿Qué es el Burnout?

Todo se reduce al estrés físico y mental producido por situaciones que generan un constante agobio al trabajador, combinado con una sensación de soledad o aislamiento. 

Se trata de un problema que se debe tratar o afrontar con la mayor rapidez posible porque si no se soluciona pronto, es posible que algunas personas desarrollen ansiedad o incluso depresión. Otros síntomas conocidos son la desmotivación, la ira o actitudes negativas de manera continuada.

¿Qué provoca ese agotamiento?

Es el resultado de una gran disparidad entre los ideales del trabajador con su realidad. Al generar mejores expectativas que no cumplen con lo que sucede a diario se va perdiendo la ilusión y la energía. Pero si quieres conocer una lista de problemas que empujan a que este concepto aparezca, la tenemos:

  • Jornadas de trabajo demasiado largas.
  • No contar con los recursos necesarios o personal necesarios para desempeñar las labores.
  • Altos niveles de presión.
  • Tener un mal clima laboral.
  • No tener voz ni voto en las decisiones de peso.
  • Que las labores sean siempre casi idénticas.
  • Acoso laboral.

¿Cómo evitar que el trabajador se “queme”?

En primera instancia, la empresa debe velar por la salud de sus trabajadores y que se lleve a cabo una estrategia para no permitir que este tipo de sensaciones vayan creciendo dentro del equipo de trabajo.

  1. Gestionar calendarios de satisfacción o realizar actividades que no estén limitadas a las funciones del puesto.
  2. Por otro lado, al trabajador se le aconseja tener una oficina distinta a su dormitorio, por ejemplo.
  3. Incluir un horario con mini-descansos para que se fuerce a estar conectado durante toda la jornada, como si de una modalidad presencial se tratara.
  4. Aprovechar cuando acabe el día para salir de casa o realizar ejercicio físico son las mejores prácticas ya que al hacerlo, liberamos endorfinas que ayudarán a estabilizarse emocionalmente y así desconectamos.
  5. Marcar un objetivo para mantener relación con los compañeros o familiares que convivan con el mismo, para no perder ese punto de socialización que como seres humanos necesitamos.
  6. Vestirse cuando comience el trabajo, no hace falta vestirse de gala pero sí algo que no sea el clásico pijama.

La intención es romper con esa unión que hay entre teletrabajo y vida personal para así poder descansar más efectivamente cuando estemos fuera de tiempo.


¿Qué me dices? ¿Lo pones en práctica?

También te puede interesar...